sábado, 26 de abril de 2014

Con ganas de cometerte.

Miraba cada uno de los precipicios de tu cuerpo con ganas de cometerte. Los miraba como un suicida mira desde un puente el río donde va a hacerse el amor a sí mismo. Como un adolescente mira lo que hay detrás de las primeras bragas que baja con las manos nerviosas. Como alguien sin corazón que mira como su cabeza va a destrozar a alguien con más corazón que razón. Como un astronauta mira la nave espacial que le va a llevar a un planeta donde no ha llegado nadie. Como una prostituta mira a un hombre que le salva la honra y en vez de follársela le cuenta sus penas. Como un político mira su primer sobre lleno de dinero conseguido con la corrupción. Como un pirómano mira el monte al que va a quemar, o hacerle el amor con tanta pasión que saldrán ardiendo. Como el poeta mira la falda de esa chica para ver si el viento se la levanta y poder leer el mejor poema marcado en sus bragas. Como la herida mira y analiza a la cicatriz que le va a curar. Como un pueblo sometido mira la bandera revolucionaria que les une en la lucha.

Los miraba con ganas de lanzarme a por ellos, de cométerlos, de comértelos, de sentirme vivo, de suicidarme en cada desnivel de tu espalda, de demostrarnos a base de mordiscos cuántas ganas nos teníamos y acabar con la piel desgarrada.

6 comentarios:

  1. Cada día mejor. Increíble, otra vez más.

    ResponderEliminar
  2. Hola, soy de Valladolid y me gustaría tener uno de tus libros, y no sé cómo conseguirlo

    ResponderEliminar
  3. A mi también me gustaría, es impresionante como escribes me encanta. Y si te sobra un rato pásate a hacerme una visita Gracias http://1000historiasparacontar.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. los invito a este blog http://eldiariodeunasecretaria.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Increíble, solamente puedo decir eso.
    Si quieres pasate por mi blog, estaré encantada de que lo leas http://mihistoriaenverso.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar