martes, 10 de diciembre de 2013

Nunca me gustó como besabas.


Me gustabas porque me dijiste desde el principio que eras imposible, como una primavera sin ganas de revolución, como pedirle pétalos a un cáctus, como que el agua y el aceite se revuelquen dentro de un mismo vaso. Me gustabas cuando escribías en mi cama y recitabas lo que habías escrito, y para mí eso era como si estuvieses bailando en mi cama desnuda. Contra más alto subíamos, más vértigo tenías, más miedo por si resbalabas y la hostia contra el suelo te destrozaba, y es que de tanto mirar para abajo me dejaste de mirar a mí, y yo no paraba de mirarte, desolado, viendo que no tenías ya ilusión, mientras notaba como la mía estaba cayendo desde donde estábamos, con tanta velocidad y turbulencias que tenía toda la pinta de reventarse contra el suelo, te miraba viendo lo perdida que estabas y las ganas que tenías de bajar, y es que nunca te dejaste llevar, y nunca podrás amar a alguien, porque el amor es dejarse llevar sin importar la hostia que te vayas a pegar. Invertí mis ilusiones contigo a plazo fijo y has quebrado y ya nunca las podré recuperar. Ahora te echo de menos y te sigo queriendo de más, como siempre; y supongo que la soledad se ha convertido en el sitio donde esperarte.

Y es que nunca me gustó como besabas con tanta pasión al miedo cuando nos despedíamos hasta el día siguiente, pero siempre confiaba en que algún día eligieses entre él o yo, y siempre gana el más hijo de puta.

2 comentarios:

  1. Hola! Me encanta como escribes. Para cuando el próximo texto? :) Por cierto, me voy a presentar a un concurso literario. Qué me aconsejas? Un beso y sigue escribiendo así de bien :)

    ResponderEliminar
  2. Nunca nunca me gustó!!!
    Re lindo el post!!!
    Gracias por compartirlo
    Saludos

    ResponderEliminar