viernes, 6 de septiembre de 2013

Me ha entrado miedo a olvidar como dueles.

Ojalá nos hubiésemos querido tanto
como nos odiamos ahora.
Y es que quizá solo nos conocimos para saber
a qué sabe el dolor cuando te matan por dentro.
Siempre te dije que ibas a dejar huella,
pero no hacía falta pisarme el corazón tan fuerte para ello.

Yo abrazaba al amor por detrás
y tú te empeñabas en cogerlo fuerte del cuello.
Y hoy me dedico a cerrarle las puertas
a todo el mundo, porque este destrozo es nuestro
y no quiero que nadie entre a arreglarlo,
quien lo rompe lo arregla, y te estoy esperando con todo por medio
y pensando que en algún lugar de estas lágrimas
gotea tu nombre y la posibilidad de haber sido eternos.

Y ahora el daño ya está hecho,
y cuando el daño está hecho no queda otra que sentarse
en la mesa y comérselo solo y en silencio,
hasta que se termine el plato.
Fuiste una hija de puta,
una piedra en medio del camino
con la que volvería a tropezar cada vez que me levantase.
Siempre duele que te destrocen,
pero tú al menos tuviste estilo para hacerlo, y se agradece.

He estado a punto de admitir que lo nuestro fue un error,
a punto de aprender de ello,
y me ha entrado miedo a olvidar como dueles.  

4 comentarios:

  1. Si te hizo feliz nunca fue un error, olvidar es un suicidio que no quiero llegar a tener que vivir. Perdona por comentarte dos veces, pero lei tu otra entrada, me encantó, senti la curiosidad de leer más di al principio y ya veo que en un año todo cambia, quizás para mal o para bien, besos espero no perderme ninguna entrada por correo :)

    ResponderEliminar
  2. Disculpa, quería saber ¿cómo puedo hacer para seguirte en ésta página? Me gustan mucho tus escritos =)

    ResponderEliminar
  3. http://midesvanamarillo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Gracias por poner en un poema lo q siento, me quedado muy sorprendida, un saludo

    ResponderEliminar